En el blog de SingularCover encontrarás artículos con información útil sobre seguros, consejos para emprendedores, testimoniales de otros Autónomos y Pymes, ideas que te ayuden a poder gestionar mejor tu negocio, novedades, tendencias del sector y descuentos y promociones.

    Suscríbete a nuestro blog

    Todo sobre tu seguro de Responsabilidad Civil

    Publicado el 11/07/2019 a las 06:07:00 en Barcelona, Spain    ⬤     Última modificación 23/09/2020 a las 14:09:12

    El concepto de responsabilidad implica responder ante las consecuencias de tus acciones ya sea en el ámbito personal o en el profesional. En este último caso, teniendo en cuenta que existen consecuencias derivadas de accidentes que escapan a nuestro control y pueden afectar a terceros es importante tener previsión y saber cómo actuar lo antes posible.

    Icono lesionesAsí, el seguro de Responsabilidad Civil, también conocido simplemente como RC, es un gran aliado a la hora de desarrollar una actividad profesional o negocio. Su función es cubrir las reclamaciones de terceros por los posibles daños y perjuicios que tanto tú como tus empleados podáis realizar sobre ellos en el desempeño de vuestro trabajo. En caso de siniestro, esta cobertura también podría marcar la diferencia entre continuar con tu negocio con normalidad o implicar la quiebra debido a los elevados costes de las indemnizaciones derivadas y los largos procesos judiciales.

    Vamos a verlo en detalle.

     

    ¿Qué es un Seguro de Responsabilidad Civil?

    El Código Civil exige reparar el daño causado a terceros de acuerdo con los artículos 1903 y 1902. En concreto, este último establece la responsabilidad por un acto propio de la siguiente manera:

    “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo por culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

    El 1903, por su parte, regula la responsabilidad por actos de otras personas sobre quienes se debe responder legítimamente. De esta forma, los padres deben responder por sus hijos y los empresarios por sus empleados.

    Para tener cubiertas estas posibles situaciones que contempla el Código Civil se recurre al seguro de RC cuya misión es cubrir los posibles daños materiales y personales así como los perjuicios económicos que tanto el asegurado como sus empleados produzcan a un tercero durante el ejercicio de su trabajo y dentro de los límites fijados en la póliza contratada en cada caso. Por ejemplo, si un alumno sufre algún tipo de lesión durante la clase de yoga con su profesor particular, el seguro de RC se hará cargo de este imprevisto en caso de que haya una reclamación garantizando la cobertura apropiada y evitando que esto afecte al patrimonio personal del Autónomo o a viabilidad económica de su empresa.

    Los seguros de RC son una de las pólizas más importantes y más vendidas.

    Se trata de una misión fundamental que cumple la RC y que hacen de ella una de las pólizas más importantes y más vendidas cuando se trata de asegurar una actividad empresarial. En concreto, en 2018 el Seguro de Responsabilidad Civil representó el 4,3% del total del Seguro No Vida en España, con un volumen de primas superior a los 1.537 millones de euros y un aumento del 1,9% con respecto al ejercicio 2017 según un informe de la Asociación ICEA.

    ¿Para qué sirve una póliza de RC?

    En caso de siniestro, esta cobertura podría marcar la diferencia entre continuar adelante y sin problemas con tu negocio o arruinarte por completo debido a los altos costes e indemnizaciones que suelen derivarse  de los daños corporales, materiales o patrimoniales causados a terceros durante la actividad profesional. Además, también cubre la constitución de fianzas y costes judiciales exigidos al asegurado por reclamaciones de terceros.

    Con todo, para que una situación genere responsabilidad civil con indemnización deben darse varios factores:

    1. Causar un daño a un tercero
    2. Demostrar que ese daño existe y ha sido causado por la actuación de la persona responsable
    3. Que el perjuicio pueda valorarse económicamente

    Por otro lado, quedan excluidas de la cobertura de RC:

    • Daños provocados deliberadamente
    • Daños derivados de la participación en apuestas, desafíos o competiciones
    • Daños a bienes de terceros en poder del asegurado (para esto existen coberturas especiales)
    • Sanciones, multas o impago de las mismas

    El riesgo de este tipo de contingencias y la cantidad con que habrá que indemnizarlos varía en cada caso. Por ello, existen distintos tipos de seguros de responsabilidad civil.

    ¿Qué cubre el seguro de RC?

    Existen una serie de coberturas que tu seguro de Responsabilidad Civil incluye o puede incluir: 

    • Responsabilidad Civil: cubre los daños materiales y personales producidos a terceros (tanto a tus clientes como a tus trabajadores). Estas garantías quedan cubiertas en nuestros planes Pro y Plus.
    • Asistencia jurídica: cubre la consulta y el asesoramiento jurídico del asegurado ante cualquier imprevisto. 
    • Responsabilidad Civil de explotación de negocio: consiste en el pago de la indemnización exigida por un tercero, por daños ocasionados de manera involuntaria, y que tengan una relación directa con la actividad asegurada.
    • Responsabilidad Civil patronal: cubre los daños accidentales producidos a terceros por tus trabajadores. Esta cobertura es independiente del Seguro de convenio de accidentes de los trabajadores.
    • Responsabilidad Civil de producto: cubre de las indemnizaciones que debas realizar a tus clientes en caso de que sufran una intoxicación por el consumo de comida en mal estado, etc. Esta RC es solo es necesaria en caso de tener local.
    • Responsabilidad Civil inmobiliaria/locativa: cubre los daños que se pueda producir en tu local de alquiler durante el desarrollo de actividad de tu negocio. Esta es la única actividad incluida en los 3 planes de seguro (basic, pro y plus) y solo es necesaria en caso de que tengas un local.
    • Responsabilidad Civil post trabajos: cubre cualquier reclamación que el cliente haga por la ejecución defectuosa de un trabajo realizado sobre sus bienes en un periodo máximo de dos años, tal y como estipula la ley.
    • Franquicias: el importe que el cliente deberá asumir para que la compañía se haga cargo del resto del coste del siniestro. 

    Hay que tener en cuenta que lo habitual es que las pólizas de seguro cubran la Responsabilidad Civil directa quedando excluidas las reclamaciones por daños y perjuicios indirectos. Veámoslo con un ejemplo: si se produce un accidente de tráfico, el responsable cubriría los daños materiales y personales causados por su imprudencia gracias a la cobertura de RC. Sin embargo, si a consecuencia del accidente el perjudicado no llega a firmar un contrato importante y lo pierde, esta reclamación estaría excluida. 

    Frente a los riesgos que puedan sufrir Autónomos y Pymes en su día a día, contratar un seguro de Responsabilidad Civil aporta una tranquilidad necesaria para que estos profesionales puedan centrarse en hacer crecer su negocio. En SingularCover somos especialistas en este tipo de seguros. En función de las necesidades concretas de tu profesión, incluiremos en tu póliza los tipos de Responsabilidad Civil que tu negocio necesita tener cubiertos. Lo diseñamos a medida de tu negocio para hacerte la vida más fácil y ahorrarte complicaciones.

    Calcula tu cuota