En el blog de SingularCover encontrarás artículos con información útil sobre seguros, consejos para emprendedores, testimoniales de otros Autónomos y Pymes, ideas que te ayuden a poder gestionar mejor tu negocio, novedades, tendencias del sector y descuentos y promociones.

    Suscríbete a nuestro blog

    ¿Es deducible el seguro de Responsabilidad Civil?

    Publicado el 09/06/2020 a las 06:06:00 en Barcelona, Spain    ⬤     Última modificación 08/07/2020 a las 07:07:53

    Un seguro de Responsabilidad Civil es de contratación obligatoria para muchos Autónomos y Pymes y, si no lo especifica así la ley en función de su actividad, siempre resulta muy recomendable disponer de uno. Sin embargo, los emprendedores suelen tener una duda bastante habitual ante este tipo de pólizas: ¿es un gasto deducible o no? Desde SingularCorver vamos a darle respuesta y ahondaremos en otros muchos aspectos que pueden serte de utilidad.

    ¿Qué es un seguro de Responsabilidad Civil para Autónomos y Pymes?

    Según el artículo 1902 del Código Civil, cualquier sujeto que origine daños materiales o personales a otro tiene la obligación legal de subsanarlos. Esto es aplicable tanto a las personas físicas como a las jurídicas. Sin embargo, y como es evidente, los Autónomos y las Pymes, debido a la actividad profesional que ejercen, tienen más posibilidades de incurrir en esta contingencia.

    La figura del seguro de Responsabilidad Civil cobra aquí sentido. En concreto, se trata de una póliza cuya función es la de amortiguar el daño que la indemnización económica puede ocasionar al empresario. Al menos, en términos económicos y en una parte determinada del total. En la mayoría de los casos, dichas pólizas incluyen también asistencia jurídica por si del suceso se derivan enfrentamientos judiciales.

    Ejemplos de coberturas que ofrecen los seguros de Responsabilidad Civil deducibles

    Puede que, tras lo dicho anteriormente, no haya terminado de quedarte claro en qué casos es útil un seguro de este tipo y qué condiciones deben darse para que sea considerado estrictamente profesional y, por tanto, deducible. Por eso. queremos darte algunos ejemplos que te resultarán útiles para hacerte una idea más aproximada:

    1. Taller de coches: imagina que llevas tu coche a un mecánico para sustituir el aceite. El mecánico, en lugar de usar un producto homologado y en perfecto estado, te pone uno caducado sin darse cuenta. Esto provoca que, al cabo de unos días, tu vehículo sufra una grave avería mecánica. Su póliza de responsabilidad civil se haría cargo de tu indemnización.
    2. Fontanería: ahora piensa en que estás reformando tu casa y en que llamas a un fontanero para que haga la instalación. Cuando la obra acaba y conectas las tomas, empiezan a salirte humedades por todas partes. Si el fontanero tenía un seguro de este tipo, será él quien se ocupe.
    3. Bar: un último ejemplo. Estás tranquilamente sentado en la terraza de un bar y, de pronto, el camarero te tira encima una taza de café hirviendo que te ocasiona quemaduras en la piel. En ese caso, este tipo de seguro también se haría cargo.

    Piensa que cualquiera de estos accidentes también te puede pasar a ti como parte de tu desempeño profesional y entenderás mejor por qué es tan importante la contratación de este tipo de pólizas.

    La fiscalidad de los seguros de Responsabilidad Civil

    Como es obvio, estas pólizas solo cubren las interacciones que los Autónomos y las Pymes tienen con terceros como consecuencia de su relación profesional y comercial. Por lo tanto, quedan ligados intrínsecamente a la actividad del empresario. Adicionalmente, pueden abarcar determinados aspectos de su vida privada, pero no es lo más habitual.

    ¿Cuándo  se convierten en gastos deducibles las pólizas de seguros de Responsabilidad Civil?

    Según la legislación vigente que rige el trabajo de los Autónomos y de las Pymes, se entiende por gastos deducibles todos aquellos que tienen que ver con su actividad profesional. Hablamos, por ejemplo, de las facturas del teléfono móvil de empresa, de la conexión a Internet que utilice o de la oficina que haya alquilado para desarrollar su actividad.

    El precio de la póliza del seguro de Responsabilidad Civil será deducible al 100 % siempre que esté asociado exclusivamente a la actividad profesional del Autónomo o Pyme.

    En base a esto, podemos afirmar que entre las deducciones de Autónomos y Pymes es posible recoger la del pago de la póliza de responsabilidad civil. Y no solo hablamos del IVA del seguro, sino de su cuantía total. También se debe a que se entiende como un gasto derivado de la actividad profesional, del mismo modo que también lo sería la compra de material de oficina o de piezas de recambio para los productos con los que trabajes.

    ¿Y si el seguro también tiene aplicaciones personales?

    En ese caso, solo podrías deducir una parte. Por lo general, Hacienda, en estos casos, permite desgravar solo el 50% de la cuantía de la póliza. Y, si está también a nombre de otra persona, el 25%.

    Esta, como muchas otras relacionadas con los seguros de Responsabilidad Civil para Autónomos y Pymes, es una cuestión bastante compleja. Así que, si necesitas ayuda con este tema o con cualquier otro, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través del número de atención telefónica 910 78 04 04 o mandando un mensaje a ayuda@singularcorver.com. Te atenderemos de forma rápida y personalizada. 

    Calcula tu cuota