En el blog de SingularCover encontrarás artículos con información útil sobre seguros, consejos para emprendedores, testimoniales de otros Autónomos y Pymes, ideas que te ayuden a poder gestionar mejor tu negocio, novedades, tendencias del sector y descuentos y promociones.

    Suscríbete a nuestro blog

    Diferencias entre domicilio social y fiscal: qué debes tener en cuenta

    Publicado el 07/07/2020 a las 06:07:00 en Barcelona, Spain    ⬤     Última modificación 15/08/2020 a las 10:08:05

    Puede que dudes si toda Pyme o trabajador Autónomo ha de tener un domicilio social y fiscal. De hecho, son dos conceptos básicos que, como emprendedor, debes tener en cuenta desde el mismo momento en el que te das de alta y fundas tu negocio. Por ello, y conscientes de que existen muchas dudas al respecto, hemos querido profundizar en el tema.

    ¿Que es el domicilio social de una empresa?

    Solo las empresas tienen domicilio social. Los Autónomos no tienen obligación de contar con uno. Este debe aparecer en la escritura pública de la sociedad entregada a un notario e inscrita en el Registro Mercantil. A partir de ese momento, la Agencia Tributaria tiene constancia de su existencia. Su función es la de permitir a cualquier persona localizar a la compañía si lo necesita.

    En general, se entiende por domicilio social el lugar en el que se administra y se dirige el negocio. La mayoría de las veces corresponde al local comercial desde el que ejerce su actividad la empresa, pero no tiene por qué ser así. De hecho, en el caso de las grandes compañías nacionales o multinacionales, se registra en edificios ajenos.

    El domicilio social es la sede en la que las empresas realizan sus tareas de dirección y administración.

    Pero ¿cómo puedes cambiar el domicilio social en Hacienda? En muchas ocasiones, debido a traslados y cambios en el modelo productivo, es necesario modificarlo.

    El principal problema de modificar la sede social de la empresa una vez puesta en marcha es que la legislación exige que se cambie la escritura pública ante notario. Después, debe ser enviada de nuevo al Registro Mercantil y a la Agencia Tributaria para su modificación. Esto conlleva volver a hacer frente a los gastos de la operación.

    ¿Qué es el domicilio fiscal de una empresa?

    Es el concepto más importante para Hacienda y para el empresario en materia de tributación. De hecho, es el que determina las obligaciones en cuanto al pago de impuestos del negocio y su adscripción a una oficina concreta. Además, es la dirección a la cual se enviarán las notificaciones oficiales en caso de ser necesarias.

    El domicilio fiscal de una empresa es la dirección desde la cual toda persona física o jurídica hace frente a sus derechos y obligaciones en materia de impuestos.

    En la mayoría de los casos, las empresas eligen como sede fiscal una dirección dentro de la provincia o comunidad autónoma en la que desarrollan su actividad. Sin embargo, cuando operan a nivel nacional o internacional, pueden elegir otra. Esto es importante, ya que determinadas regiones españolas ofrecen mejores condiciones tributarias a determinados sectores.

    La elección del domicilio fiscal se realiza a través del modelo 036, necesario para gestionar el alta en Hacienda. En el caso de las empresas, generalmente coincide con su sede social. Pero en el caso de los trabajadores Autónomos, no tiene por qué. Puede elegir el lugar en el que desarrolla su actividad o su residencia habitual si lo prefiere.

    La modificación del domicilio fiscal de una Pyme o trabajador Autónomo es mucho más sencilla que el cambio de sede social. ¿El motivo? Solo hace falta rellenar de nuevo el modelo 036 y entregarlo en la sede correspondiente de la Agencia Tributaria para que sea efectiva.

    Entonces, ¿cuál es la diferencia entre sede social y sede fiscal de una empresa?

    Resulta muy sutil y, además, solo atañe a las empresas, no a los Autónomos. En concreto, el domicilio fiscal es la dirección en la que las empresas reciben las notificaciones pertinentes por parte de la Agencia Tributaria. En cambio, el domicilio social es el lugar en el que desarrollan su actividad y la dirigen y desde el que gestionan sus recursos.

    Además, la dirección fiscal es privada, es decir, no tiene por qué darse a conocer al público. En cambio, cualquier persona que lo desee puede acceder a la información relacionada con la sede social de cualquier empresa que la tenga en España.

    La última diferencia entre ambos conceptos radica en la legislación que los regula. En concreto, la sede social aparece tipificada en la Ley de Sociedades de Capital (Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio), mientras que la sede fiscal se encuentra en la Ley General Tributaria (Ley 58/2003, de 17 de diciembre).

    Domicilio social y fiscal: conclusiones

    Entre el domicilio social y el fiscal también hay semejanzas. Por ejemplo, deben comunicarse a la Agencia Tributaria a la hora de pedir el NIF (número de identificación fiscal). También tiene que notificarse a la Seguridad Social al dar de alta a cualquier trabajador.

    En definitiva, domicilio social y domicilio fiscal no son sinónimos, a pesar de que sus diferencias son casi imperceptibles. Sin embargo, si vas a darte de alta como trabajador Autónomo o vas a constituir una empresa, debes tener claro qué implica cada uno. Desde SingularCover esperamos haberte ayudado a aclarar tus dudas al respecto. Si tienes alguna consulta, puedes contactarnos en nuestra web, llamar al 910 780 404  o enviarnos un correo a ayuda@singularcover.com.

    Calcula tu cuota