En el blog de SingularCover encontrarás artículos con información útil sobre seguros, consejos para emprendedores, testimoniales de otros Autónomos y Pymes, ideas que te ayuden a poder gestionar mejor tu negocio, novedades, tendencias del sector y descuentos y promociones.

    Suscríbete a nuestro blog

    Autónomo Colaborador: cómo contratar a un familiar directo

    Publicado el 14/07/2020 a las 06:07:00 en Barcelona, Spain    ⬤     Última modificación 15/08/2020 a las 10:08:05

    Si eres Autónomo serás el primero en saber que sacar un negocio adelante no es tarea sencilla, que toda ayuda es bienvenida y que cuatro manos suman más que dos. Si estás pensando en contratar a alguien, queremos explicarte qué ventajas puede tener la figura del autónomo colaborador para tu negocio. Una manera de ampliar tu capacidad empresarial y crear empleo siempre y cuando se trate de algún familiar directo.

    ¿Qué es un autónomo colaborador?

    Entre los 6 tipos de autónomos que existen en España, uno de ellos es la figura del autónomo colaborador, aquellos que se dan de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (el RETA) por trabajar en la empresa familiar y ser parientes directos del titular del negocio. Sin embargo, no cualquier familiar puede darse de alta como tal. Entre otras cosas, deben convivir juntos.

    Vamos a verlo con detalle. 

    Los requisitos para cotizar como un autónomo colaborador son:

    • Ser familiar directo entendiendo como tal los cónyuges o familiares de primer grado (hijos, padres, suegros) y de segundo grado (hermanos, nietos, abuelos, cuñados, etc.) por consanguinidad, afinidad o adopción. No se consideran familiares directos biznietos, sobrinos, tíos ni tampoco primos.
    • Estar ocupado de forma habitual en el centro de trabajo. No podrá darse de alta como autónomo colaborador si la persona solo realiza una colaboración puntual.
    • Convivir en el mismo hogar o ser dependiente del autónomo titular del negocio.
    • No estar dado de alta como trabajador por cuenta ajena.
    • Tener al menos 16 años. Nunca podrá ser autónomo colaborador un menor de 16 años puesto que el Estatuto de los Trabajadores prohíbe que ejerzan cualquier actividad profesional sean o no familiares.

    El caso de las parejas de hecho la casuística es controvertido. Se permitió que fueran autónomos colaboradores entre los años 2012 y 2015, pero, tras la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo de 2015, se derogó tal posibilidad. Otro matiz a tener en cuenta es que los autónomos societarios que sólo ejerzan su actividad a través de su SL no pueden contratar o tener trabajadores a su cargo. 

    Un autónomo colaborador no necesita darse de alta en Hacienda. Basta con tramitarlo en la Seguridad Social.

    ¿Cómo darse de alta como autónomo colaborador?

    Una de las ventajas de darse de alta como autónomo colaborador es que el trámite es más sencillo que el que debe realizar un autónomo titular del negocio. Esto se debe principalmente a que el colaborador no necesita darse de alta en Hacienda. Basta con tramitar el alta en la Seguridad Social presentando el modelo TA0521/2 o Solicitud de alta en el régimen especial de autónomos - Familiar colaborador del titular de la explotación junto a la siguiente documentación:

    • Libro de familia
    • DNI
    • Copia del alta en Hacienda del familiar dado de alta en autónomos y titular del negocio

    Bonificaciones para un autónomo colaborador

    Una vez realizado el trámite, los autónomos colaboradores que no hubieran estado dados de alta como autónomos en los cinco años inmediatamente anteriores tienen derecho a las siguientes bonificaciones:

    • Bonificación del 50% de la cuota de autónomos durante los 18 meses posteriores al alta
    • Bonificación del 25% durante los 6 meses siguientes (entre el 19 y el 24)

    Además, es requisito imprescindible que no haya habido ningún despido improcedente en los 12 meses anteriores y mantener el contrato seis meses tras el periodo bonificado.

    El objetivo de estas bonificaciones para autónomos colaboradores es favorecer la cotización de los familiares, principalmente cónyuges e hijos, que trabajan en el negocio familiar sin cotizar en ocasiones debido a las dificultades económicas que enfrentan los pequeños negocios. De esta manera, estas personas no solo entran en el mercado laboral sino que además realizan su actividad de forma completamente legal.

    Impuestos que debe pagar el autónomo colaborador

    La principal ventaja de ser autónomo colaborador es que al no estar obligado a darse de alta en Hacienda, están exentos de las obligaciones fiscales que tiene un autónomo cada tres meses. Para la Seguridad Social sí que forman parte del régimen RETA, pero para la Agencia Tributaria son trabajadores por cuenta ajena con su nómina y una actividad que tributa como rendimiento del trabajo (igual que otro asalariado) en lugar de hacerlo como actividad económica (como cualquier autónomo).

    El autónomo colaborador no tiene que presentar las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF.

    De esta manera, a diferencia del titular del negocio, el autónomo colaborador no tiene que presentar las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF. Únicamente debe hacer su declaración de la renta, igual que un trabajador por cuenta ajena y pagar lo que corresponda en base a los ingresos que ha obtenido (los cuales deberá tener debidamente justificados con los correspondientes recibos o nóminas). Por otro lado, debido a que la Seguridad Social sí que los considera autónomos, tendrán derecho a la prestación por desempleo en las mismas condiciones que el autónomo titular del negocio si ha cotizado 12 meses.

    Las obligaciones del autónomo titular con el colaborador

    El autónomo titular tiene las mismas obligaciones respecto al autónomo colaborador que en relación a cualquier otro trabajador que tenga a su cargo. Es decir:

    • Pagar subsidiariamente las cotizaciones a la Seguridad Social del autónomo colaborador. Aunque la responsabilidad primera del pago de la cotización es del autónomo colaborador, en última instancia se le pueden solicitar responsabilidades al autónomo titular. Además, es posible domiciliar el pago de la cuota del autónomo colaborador en la cuenta del autónomo titular.
    • Pagar su salario y entregarle la nómina correspondiente, en función de su categoría profesional y el convenio o acuerdo aplicable.
    • Contabilizar estas partidas como gastos deducibles de su negocio, algo que puede implicar una gran ventaja para el autónomo titular. 

    En SingularCover estamos al lado de Autónomos y Pymes. Somos especialistas en seguros 100% personalizados y adaptados a las necesidades de cada negocio, sin permanencia y con la posibilidad de pagar mes a mes sin comisiones. Para más información llámanos al 910 780 404 o envíanos un mensaje a ayuda@singularcover.com.

    Calcula tu cuota